Archive

Posts Tagged ‘emprendedores’

NUEVOS ECOSISTEMAS DE TALENTO

1 septiembre 2015 5 comentarios

Es posible que las personas que necesitan las empresas para liderar los procesos de innovación que garanticen el negocio de los próximos diez años no se encuentren en su departamento de I+D+i, sino en ciudades situadas a miles de kilómetros de sus oficinas.

Y es posible también que se trate de personas con apenas experiencia profesional, que no quieren ni oír hablar de contratos laborales, nóminas y horarios.

La cuestión es que más temprano que tarde estas empresas van a necesitar contar con esos talentos ‘raros’, que en vez de derretirse por trabajar en nuestra empresa multinacional top employer, les da por hacer cosas raras como ser freelance, o crear una empresa.

Este ejemplo ya lo están viviendo en sus carnes las grandes compañías para las que la innovación es un factor clave en su supervivencia. Empresas que se están dando cuenta de que los recursos internos pueden ser insuficientes para el nivel de generación de ideas susceptibles de convertirse en germen del negocio que precisan.

Porque a veces esa idea genial que necesita nuestra organización ya anida en la cabeza de alguien de quien nadie ha oído hablar todavía, alguien que le está dando vueltas a un producto o servicio que hará lo mismo que el nuestro pero más rápido, más barato y aportando mayor valor al usuario.

Identificar y atraer a ese talento ‘outsider’, así como lograr su integración efectiva en la organización, es uno de los grandes retos a los que se enfrentan las compañías y, en particular, sus departamentos de Recursos Humanos. Porque en este caso las formas de colaboración van más allá de la relación laboral, o de un contrato mercantil de subcontratación. Y aunque los aspectos legales de confidencialidad, propiedad intelectual, protección de datos o prevención de riesgos, por ejemplo, tienen su complejidad, el reto auténtico está en armonizar culturas y generaciones con expectativas tan diferentes y que están condenadas a entenderse.

Las principales empresas españolas ya están metidas de lleno en acercarse a estos nuevos ecosistemas de talento, aunque en muchos casos sea como abanderadas del apoyo a los nuevos emprendedores. Lo que algunas no saben es que realmente son estos nuevos emprendedores los que les están apoyando a ellas.

La imagen es de Penn State bajo licencia Creative Commons.

LA AVENTURA DE DIANA

2 septiembre 2014 23 comentarios

La aventura de DianaUna novela, una aventura y una historia transmedia. Todo esto, por obra y gracia del @CapitanCook, ha sido mi lectura de este verano.

El libro te atrapa desde el primer momento, tanto por su proceso de creación como por el resultado. Quien quiera leer una novela encontrará un viaje lleno de aventuras, viajes, tormentas, naufragios, islas desiertas y arrecifes. Quien quiera leer el libro de una forma más didáctica encontrará una novela empresarial donde decodificar más de 60 aprendizajes y herramientas sobre innovación y emprendimiento, trabajando sobre las áreas de marketing, tecnología y negocio, a través de metodologías Lean, herramientas como el Scamper o la hibridación.

La Aventura de Diana, más que un libro es un proyecto abierto, entre otras cosas porque durante el proceso de creación los personajes han cobrado vida propia, conversando en Twitter y compartiendo su música en sus listas de Spotify. Pero sobre todo porque no termina al llegar al final del último capítulo. La historia continúa tanto en las redes sociales como en la web, y especialmente en una futura propuesta de contenidos ampliados con una clara aplicación didáctica.

El propio autor, Nacho Villoch, lo tiene claro. El humor unido a la curiosidad es la actitud más valiosa que podemos tener, y es inseparable del proceso creativo que dispara los procesos de innovación. Y si no mirad lo que da de sí una foto en Twitter sobre una MILF en la Playa de la Técnica… ahí lo dejo.

NO-ALUMNOS Y NUEVOS TRABAJADORES

8 noviembre 2011 6 comentarios

Dicen que la envidia es nuestro pecado nacional, pero yo creo que realmente es la contumacia. A pesar de que una buena parte de los niños que hoy están en las escuelas trabajarán en el futuro en profesiones que ahora no somos capaces de imaginar, seguimos empeñados en considerar el mercado productivo actual como el eje director de nuestro sistema educativo.

El ejemplo más claro lo estamos viendo en las nuevas profesiones que están apareciendo alrededor de Internet y las tecnologías. Profesiones como las de expertos en Usabilidad y Ergonomía, desarrolladores del Internet de los Objetos, o el caso de los Coolhunters, nos muestran a personas con capacidad y ganas de construir ellos mismos su propia profesión. Y como estas nuevas profesiones no cuentan aún con formación reglada lo hacen a través del autoaprendizaje, el aprendizaje de los demás y el trabajo en comunidad.

Predecir el futuro pasa primero por entender el presente, y eso implica ayudar a los alumnos que hoy están en las escuelas para que se comporten como no-alumnos,  facilitando su desarrollo en dos competencias clave: la orientación al aprendizaje  y el trabajo en red.

Mientras que la orientación al aprendizaje es la única actitud posible ante la cada vez más rápida caducidad de los conocimientos, el trabajo en red es la mejor forma de que las personas puedan producir y compartir conocimiento, y así transformarlo en experiencias colectivas.

¿Y cómo atraerán y desarrollarán las empresas a estos no-alumnos? En primer lugar entendiendo que vienen con un nuevo cableado mental en forma de nuevas competencias y motivaciones.

Competencias como la orientación al aprendizaje, la inteligencia social, el trabajo en red más allá del networking, la competencia digital, la multidisciplinariedad y las visiones híbridas, el design thinking, el pensamiento crítico y la sensibilidad multicultural.

¿Y qué les motiva en el trabajo? Para empezar, una idea de lo que es un buen trabajo con un significado de centralidad e importancia distinto al que ha tenido para las generaciones anteriores. Citando al profesor José M. Peiró, se puede decir que los jóvenes entienden el trabajo más cerca del hedonismo o la eudaimonía. Por tanto esta idea del trabajo requerirá de nuevas formas de estimular y motivar a los futuros jóvenes profesionales, como bien explicaba aquí Dolors Reig.

En la actualidad los procesos para identificar y desarrollar talento en las organizaciones se basan en los conocimientos, competencias, aptitudes, habilidades, desempeño y potencial. La cuestión es que estos jóvenes proyectan una nueva visión de su desempeño y potencial a través de sus portfolios online, bien sea en blogs, entornos personalizados de aprendizaje, escritorios compartidos, o en las redes sociales. Y entienden que existen otros criterios de valoración, basados tanto en lo que publican y comparten, como en el valor de sus redes. En definitiva incorporan un nuevo criterio para su valoración dentro de las organizaciones, la reputación digital.

La gestión por competencias es posiblemente el menos malo de los modelos de gestión de personas en las organizaciones, puesto que se centra en los comportamientos de las personas en su puesto de trabajo, minimizando la disonancia entre negocio y personas. Pero no habrá otra salida que integrar estas nuevas competencias a través de comportamientos directamente observables, y facilitar que convivan los aspectos de motivación que demanda esta nueva generación con los de generaciones anteriores.

Aún así, no es el único reto que tendrán las grandes organizaciones con respecto a los profesionales del futuro. A pesar de la incertidumbre que se respira en nuestra sociedad, hay cada vez más jóvenes que se animan a convertir sus ideas, pasiones y capacidades en sus propios proyectos profesionales. Y eso es algo bueno, porque mientras no seamos capaces de promover una cultura emprendedora entre nuestros jóvenes, seguiremos dejando la responsabilidad de crear riqueza y progreso en manos de muy pocas empresas.

La imagen es de Cayusa, bajo licencia Creative Commons.